¿Quién es el responsable del desarrollo de proyectos de innovación en tu empresa?

Jorge Peralta
6 min readApr 15, 2023

Desarrollar un proyecto de innovación en cualquier organización requiere de conocimientos de distinta naturaleza para tener posibilidades de éxito. Se requiere conocimiento del tema, de la industria, de la empresa, de proyectos y también de diferentes áreas de la empresa para tener una visión integral.

Esta diversidad de conocimientos hace que, por un lado, participen personas con una visión amplia de toda la organización, generalmente ocupando puestos directivos, o especialistas en áreas específicas que tienen otras responsabilidades y difícilmente tienen tiempo para dedicarse al desarrollo de proyectos de innovación. Por otro lado, aquellos que dirigen un área y tienen indicadores de eficacia en su gestión, difícilmente proponen alternativas que se salgan de la lógica actual, ya que eso iría en contra de sus indicadores de gestión.

Entonces, ¿quién debe liderar las iniciativas y proyectos de innovación en una organización? Las personas con mayor talento suelen ser responsables de actividades clave del funcionamiento del modelo de negocio actual y tienen agendas complicadas, lo que dificulta su dedicación al proyecto de innovación. Por otro lado, al estar inmersos en la gestión del modelo actual, es difícil que se alejen de la lógica del mismo para proponer cambios radicales en busca de la innovación.

Por otro lado, asignar el desarrollo de proyectos a personas que no están involucradas en la operación ni conocen a profundidad la empresa genera dudas, a pesar de tener talento, de su capacidad para hacer propuestas coherentes que se conecten con la operación actual. En este caso, estos individuos aportan un conocimiento fresco, sin sesgos, y son capaces de generar disrupción, pero tienen dificultades para conectar con la empresa y su operación actual.

Ambos escenarios tienen ventajas y desventajas. Se necesita del conocimiento y experiencia de los gerentes y directores actuales, pero ellos son quienes tienen menos tiempo para dedicarse a proyectos de innovación. También se requiere de la frescura y disrupción de profesionales externos, pero estos no tienen el conocimiento y la experiencia sobre la empresa.

Entonces, ¿cómo combinar talento, conocimiento de la industria, de la materia en cuestión, frescura, disrupción y tiempo para dedicarlo a proyectos de innovación? ¡Parece una misión imposible! Pero la respuesta está en formar un equipo que contenga todas esas competencias que difícilmente se pueden encontrar en una sola persona.

La solución es la generación de un modelo de trabajo que permita adquirir conocimiento, experiencia y tiempo. Este modelo de trabajo requiere de una organización, un método, un proceso y métricas para ser eficaz. Además, si una empresa necesita, por su estrategia, desarrollar varios proyectos de innovación simultáneamente para formar un portafolio de proyectos, requiere de un modelo de trabajo que lo haga posible.

¿Cómo funciona un modelo de trabajo para el desarrollo de proyectos de innovación?

1. Formar un equipo multidisciplinario: En lugar de depender exclusivamente de las personas responsables de la operación actual, puedes formar un equipo de innovación multidisciplinario con personas de diferentes áreas y niveles jerárquicos. Incluye a personas con diferentes perspectivas, habilidades y experiencias para que puedan aportar una visión fresca y diversa.

2. Buscar líderes con mentalidad innovadora: Identificar y designar líderes con una mentalidad innovadora y habilidades de gestión del cambio puede ser clave para liderar iniciativas de innovación. Busca personas que sean abiertas al cambio, dispuestas a desafiar el status quo y que tengan la capacidad de gestionar la ambigüedad y la incertidumbre que a menudo acompañan a la innovación.

3. Establecer un ambiente adecuado para la innovación: Crea un entorno organizacional que fomente la innovación y permita el desarrollo de nuevas ideas. Esto incluye fomentar una cultura que valore y premie las iniciativas, participación en proyectos, la experimentación y el aprendizaje, así como brindar los recursos necesarios, la autonomía y el apoyo para llevar a cabo iniciativas.

4. Entrenamiento y desarrollo de competencias: Proporciona capacitación y apoyo a los responsables de la operación actual para que puedan adquirir habilidades de innovación y comprender la importancia de esta para el futuro de la empresa. Esto puede incluir programas de capacitación en pensamiento innovador, gestión del cambio, diseño de negocios, métodos ágiles, cultura de innovación, entre otros.

5. Desarrollar un equipo de gestión. Un equipo de gestión enfocado en los proyectos permite ser una fuente constante de método, análisis de indicadores propios, métricas para el avance de proyectos, diseño de equipos de trabajo y para gestionar la complejidad de un portafolio de proyectos.

6. Gestión de proyectos apoyado en Método. Los proyectos tienen una lógica diferente a la operación ordinaria, así que se requiere método de proyectos según su naturaleza, así como métodos adecuados para resolver diferentes retos, como por ejemplo Design Thinking para desarrollar insights, LeanStartup para experimentar como modelos de negocio y Scrum para desarrollar eficazmente nuevos productos y servicios.

7. Buscar punto de vista externo: Considera la posibilidad de buscar feedback externo a través de consultores, expertos en innovación o mentores externos que puedan brindar una perspectiva objetiva y fresca a la iniciativa de innovación, y ayudar a superar los sesgos internos.

8. Comité de innovación. Formado por los directores, dueños y otros tomadores de decisiones, que no participan en los proyectos, que pueden evaluar con objetividad bajo métricas establecidas si los proyectos van superando las validaciones necesarias para convertirse en iniciativas de generación de valor para la organización.

9. Implementa un proceso de evaluación y ajuste constante de los proyectos de innovación. Esto implica revisar periódicamente el progreso de los proyectos, medir los resultados obtenidos, identificar oportunidades de mejora y realizar ajustes en el enfoque y las estrategias si es necesario

10. Sistema de incentivos. Las organizaciones que trabajan en proyectos requieren de una lógica ambidiestra, ya que las personas tienen una responsabilidad en la operación y al mismo tiempo participan en otros proyectos, lo que requiere de un sistema de incentivos eficaz que valore la dedicación y fruto de participar en distintas iniciativas.

Es muy importante que estos procesos estén protegidos contra el Teatro de la innovación, que es una tendencia muy común en organizaciones innovadoras, donde la innovación se convierte en una especie de mantra sin contenido real, en el que se invierte tiempo, recursos y talento sin el fruto adecuado.

La innovación es una disciplina que está en la boca de todos, que forma parte de las buenas intenciones de quienes dirigen las organizaciones, pero que corre el riesgo de ser solamente una pose o letra muerta porque no tiene efectos reales sobre los resultados de la organización.

La innovación debe ir de la mano de la dirección general, porque son temas que implican riesgo y están relacionados directamente con la estrategia y el futuro; por lo tanto, son temas donde se requiere el mayor nivel de decisión de la organización. Dada su importancia requiere de dedicación de tiempo y presupuesto que no siempre es fácil aportar, porque las mejores mentes de la empresa suelen estar ocupadas en los temas clave de la operación actual.

Por estas razones, la dirección necesita formar capacidades para el desarrollo de proyectos para hacer realidad su visión. La visión se construye desde el presente mientras se opera con eficacia el modelo de negocio actual, pero se requiere de poner los esfuerzos en cada uno de esos de forma diferenciada: no se puede concentrar el 100% del esfuerzo en el presente porque se pierde el futuro, y no se puede desbordar el esfuerzo por el futuro sino se tiene una operación eficaz en el presente porque sin presente no hay futuro.

En resumen, desarrollar proyectos de innovación en una organización requiere de un enfoque integral que combine el conocimiento y experiencia interna de la empresa con la frescura y disrupción de personas externas, así como un proceso estructurado, una cultura de aprendizaje y una colaboración efectiva. La formación de un equipo multidisciplinario, la búsqueda de líderes con mentalidad innovadora, la creación de un ambiente adecuado para la innovación, el desarrollo de competencias, la formación de un equipo de gestión enfocado en proyectos y la búsqueda de feedback externo son estrategias clave para el éxito de los proyectos de innovación en una organización

Destinar recursos específicos para la construcción del futuro sin distraer el presente es clave en cualquier empresa con una visión de liderazgo en su sector. Presente y futuro, un balance que se requiere en quien hace cabeza en una organización.

Jorge Peralta

@japeraltag

--

--

Jorge Peralta

Ayudo a empresas a crecer y transformarse mientras operan su modelo de negocio actual Intrapreneurship&Corporate Innovation Expert / CEO Idearia Lab